Origen de la Cachaza


     La historia de la cachaza se remonta al siglo XVI. El ilustre pórtugues Sá de Miranda ya se refería a ella, como en la carta versificada a su amigo Antonio Pereira.

"Alli no había gracia/

eran iguales los jueces;/

no había nadie en la plaza,/

allí, de vuestra cachaza!/

allí, de vuestra perdices!"


     Su producción, en Brasil, fue percibida a fines de ese mismo siglo, pues Gabriel Soares decía que, a mediados de 1584, existían ocho casas de "Cocinar Miel", en Bahia. En 1648, Margrave y Piso, en la Historia Natural de Brasil, describían un método de fabricación de azúcar en nuestros ingenios y mencionaban el suceso de la cachaza que tambien podia ser destinada a la alimentacion de los animales domésticos.

.

     Es como se refiere en "Indae ultriusque re et medica" (sobre cosa natural y médica de las dos Indias).

    Este jugo, al coagularse en un primer recipiente, con poco fuego, origina una espuma llamada CAGASSA, que sirve de comida y bebida solamente para el ganado. (buey).

     En el ingenio de Serigipe do Conde, ingenio que era de los jesuitas y localizado en una región de Bahia, en el período de 1622-1653 la cachaza era servida a los esclavos durante el trabajo.

     De un placer afrodisíaco y reservado inicialmente a los esclavos, la cachaza junto con el perfeccionamiento de su producción, atrajo otros consumidores y pasó a tener importancia económica en el Brasil Colonial.

     Tal hecho representó una amenaza a los intereses de los portugueses que fabricaban un aguardiente local llamado BAGACEIRA. En 1635, la venta de cachaza era prohibida en Bahia.

     En 1639, se dió la primera intención de impedir la fabricación del producto, a partir de ahí, se inició una reacción de los intereses locales, conformada por dueños de ingenios, comerciantes, destiladores, asi mismo, en cuanto la disputa tenía fluctuaciones, aumentaba la fabricación y el consumo "de las bebidas de vino de miel, la cachaza".

     La ciudad siendo derrotada en la lucha contra la "Cachaza Brasileira" cambio entonces de política, y en 1756, el producto ya figuraba entre los géneros que por la tributación competian para la reconstrucción de Lisboa, despues de su destrucción por el terremoto.

     En el siglo XIX el consumo de la cachaza ya era alto. Había referencia de serios problemas de producción insuficiente de los ingenios, como consecuencia del incremento del consumo, principalmente de los negros e irlandeses.

     En ese mismo periodo, ya, era un pretexto para la exaltación patriótica contra el dominio portugues. En la región del nordeste surge el movimiento "Confederación de Ecuador" de aspiración republicana, donde el entonces coronel JOSÉ FÉLIX DE AZEVEDO E SÁ era vice-presidente de la Provincia de Ceará y hacía sus brindis con Cachaza al movimiento en referencia.

     Despues de la derrota del movimiento por las fuerzas mercenarias inglesas en su mayoria leales al Emperador D. Pedro I, el coronel JOSÉ FÉLIX con su espíritu humanitario, liderazgo y astucia, vió que podía ser interlocutor de ambas partes, y asi fue que llegó a ser nominado por D. Pedro I, para Presidente de la Provincia de Ceará para varios mandatos.

     Entre los aspectos folklóricos de su uso comenzaron los de sus propiedades curativas, en la cual hubieron muchas recetas caseras a base de la cachaza. En el campo de la superstición, también hubo formas, tal como, dejar un poco de la bebida en copa, con el fin de ser arrojada afuera, por encima del hombro derecho, con la finalidad de dar una "ofrenda" a las almas en general, especialmente a la de los borrachos.

     La producción de cachaza no es más realizada en antiguos ingenios, ni en las actuales plantas de fabricación de azúcar, mas sí, en los alambiques de pequeños propietários que producen cachaza artesanalmente, la cual es de excelentísima calidad.